En la actualidad, los problemas de salud mental constituyen una de las principales causas de absentismo laboral, y van en aumento. Una buena gestión de cada uno de los casos en la empresa, adaptando las condiciones de trabajo y la organización, así como dando apoyo a los afectados, puede mejorar la recuperación del trabajador o trabajadora, favorecer una vuelta al trabajo en condiciones y en un entorno adecuado, disminuir la duración de la ausencia y prevenir las recaídas. Esta gestión requiere de la existencia en la empresa de una estrategia de vuelta al trabajo que establezca unas «reglas del juego» previamente pactadas y por escrito. No es el objetivo de este artículo proponer un procedimiento específico para la vuelta al trabajo de los trabajadores que han sufrido algún trastorno relacionado con la salud mental ni defender la importancia de la salud mental, no solo para las personas y la sociedad, sino también para las empresas, su sostenibilidad y su éxito. 

Es más un repaso de las principales etapas de la gestión de una ausencia laboral por algún trastorno de salud mental desde el momento en que la persona presenta la baja hasta la ejecución y mejora del plan de vuelta al trabajo. Salvo algunas particularidades, esta hoja de ruta es aplicable a la vuelta al trabajo después de una ausencia por enfermedad o por cualquier otro motivo de salud.

Fuente: Revista Prevención de Riesgos Laborales. Foment del Treball